Peaky Blinders: Bandas sonoras hechas bien

Peaky Blinders es una serie producida por la BBC, creada por Stephen Knight. En ella, Thomas Shelby (Cillian Murphy) lidera una familia de gangsters en los bajos fondos de Birmingam al poco de acabar la Primera Guerra Mundial (1919). La serie puede estar más o menos bien, depende del gusto de cada uno. Aquí no hemos venido a hablar de eso. Al margen de su calidad, lo que es innegable es que la banda sonora es, cuanto menos, una apuesta original y digna a tener en cuenta.

A pesar de estar ambientada a principios del siglo pasado, la banda sonora está compuesta de música contemporánea. El tema principal es Red Right Hand, de Nick Cave, aunque se dejan oir las versiones de Arctic Monkeys PJ Harvey (esta última grabó la versión específicamente para la serie). El repertorio incluye a The White Stripes así como apariciones puntuales de Radiohead, Dan Auerbach Royal Blood. El propio David Bowie pidió a los creadores que incluyesen alguna de sus canciones.

Fuente: http://www.bolsamania.com/seriesadictos/2016/04/27/peaky-blinders-utilizara-un-tema-de-david-bowie-tras-desvelarse-que-el-cantante-era-un-gran-fan-de-la-serie/
David Bowie vestido como Thomas Shelby
Fuente

La genialidad de esta banda sonora no es sólo poner canciones que molan. Si nos fijamos, Escuadrón Suicida quiso hacer algo parecido y no le salió ni la mitad de bien. En Escuadrón Suicida, las canciones están metidas a calzador, esperando el típico comentario alabando la banda sonora porque tiene “buena música”. Pero a la hora de la verdad es como si alguien se hubiese dejado la radio puesta. Las canciones están bien, sí, porque son buenas canciones, pero no aportan nada a la película.

Peaky Blinders, por otra parte, consigue encajar estas canciones en la trama, que se enlacen con la historia, y que tengan significado más allá de la propia canción. Es decir, toman trabajo de otro artista y le añaden un valor propio. La mayoría de las canciones no están hechas para la serie, pero se siente como si lo fueran.
Sin ir más lejos, cuando utilizaron Lazarus de David Bowie -S03E05.-, no sólo la encajaron a la perfección, sino que sirvió para rendirle homenaje Bowie haciendo un símil entre la escena y el videoclip de la canción. Esto provoca que la letra, que son pensamientos de Bowie, pasaran a ser pensamientos de Tommy (en quien se centra la escena), como si hubiese sido él quien compuso la canción para ilustrar ese momento de su vida.

Por supuesto Peaky Blinders no es pionera en incluir canciones ajenas, pero sí lo hace de forma original y magistral. Ha sabido mezclar los riffs pesados y ruidosos de Royal BloodQueens Of The Stone AgeThe Raconteurs con la maquinaria, el humo, el fuego y el metal de la atmósfera del Birmingam industrial. Todo ello sin que desentone o nos saque del momento histórico. Logra que casi olvidemos que donde debería sonar The Darktown Strutter’s Ball, suena I Think I Smell A Rat. Como el resto de artes, la música es atemporal.

 

 

Deja un comentario