Fallece Gata Cattana: “Rapeadora de noche. Poetisa de día. Politóloga a ratos.”

 

El jueves conocíamos la triste noticia del fallecimiento de la artista Gata Cattana (Ana Isabel García, Córdoba) debido a una ‘complicación cardíaca’ a los 26 años de edad. Sin previo aviso, nos dejaba una de las promesas del panorama nacional, con su primer largo a punto de publicarse.

Silvia de la Rosa

Gata Cattana (…) es el alter ego de Ana Sforza,la autora, la poeta, la parte más sensible y calmada de todo esto… Gata Cattana es el personaje, una heroína de ficción casi, la faceta más guerrera, punky y directa. Digamos que Ana, en tanto que humana, tiene muchas debilidades pero Gata Cattana es invencible
(La Vanguardia)

Y en los WAG1Meets dejaba claro que Gata Cattana se había comido a Ana. Y no es de extrañar, pues Gata estaba en la antesala del bombazo, con tres EPs a sus espaldas, algunas colaboraciones y un tema adelanto de un disco que iba a ver la luz próximamente (y que parece que saldrá en un par de semanas según ha confirmado Taste the Floor, su agencia de management). Bansai es el título de este primer (y qué duro suena decir primer sabiendo que será el último) largo de la artista. Contaba hace poco en esa misma entrevista que es un disco para soltarlo todo y quedarme tranquila, un proyecto más serio y con un concepto definido, con tintes flamencos, soul y R&B. El tema de adelanto promete y mucho, es más atrevido a nivel vocal (con pinceladas de ese autotune tan pegadizo) y con una base que invita a bailarlo. Y es que Ana además de rapera era poetisa, y mientras que para ella la poesía es algo más introspectivo, íntimo, el rap es música y tiene que, ante todo, sonar bonito.

En junio de 2012 publicaba Los siete contra Tebas, su primer EP, que suena a rap más puro, convencional. Se escuchan ya esos aires flamencos (género por cierto favorito de la rapera). Tres años más tarde, en abril de 2015 veía la luz Anclas. En el programa Coordenadas de Radio 3, decía: Este EP es para dejar constancia de dónde vengo, cuáles son las anclas donde estoy arraigada, para una vez haya hecho eso poder volar. Nos queda claro que Gata no tenía prisa, tanteaba el terreno. En febrero de 2016 sacaba Inéditos 2015 una recopilación de temas muy políticos que la artista tenía desperdigados por la red.

Sus letras tienen una fuerte carga política, lo cual no sorprende debido a su formación de politóloga. Abiertamente feminista, Gata ha pisado fuerte en una escena hegemónicamente masculina: Déjame ser otra cosa que no sea un cuerpo, deja de follarme con los ojos ya de paso cuando paso por la calle sola, en todo momento. Sus estrofas son densas y están llenas de referencias a la cultura clásica y a la Historia. No me olvido de La escala de Mohs, poemario que vio la luz a finales del año pasado, y que fui a buscar a la distribuidora física en Madrid un par de veces. Nunca les quedaban.

Ana Sforza es el pseudónimo que utilizaba la artista para su faceta de poetisa. Participaba en Slam Poetrys, una modalidad de recitales/concursos de poesía, en los cuales, como cuenta en Coordenadas, el público tiene la última palabra. Son recitales cortos, en los que el poeta promete no pasarse de tres minutos y mantener la atención del público, y éste se compromete a prestar atención. Os invito a escuchar esta otra Ana más tranquila, más pausada, más poeta.

Gata Cattana se ha ido muy pronto. No solo por su edad, sino por estar tan cerca de dar el boom, de recoger los frutos de su trabajo. Nos quedamos con sus entrevistas frescas, su entereza y coherencia política, y por supuesto, su poesía y sus temas. Que la tierra te sea leve, compañera.

Con qué poquito me elevo,
con qué poquito me voy

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *