El sonido de Tanabe

Diseño por Laura Ciudad | @LauraCiudad

Diseño por Laura Ciudad | @LauraCiudad

Desde Chiba, Japón, llegó la fusión del hip-hop, la electrónica y el jazz. Hablamos de Daisuke Tanabe, un artista asiático capaz de introducir sonidos innaturales y dotarlos de una calidez que aporta corazón a las máquinas. Poca información se puede encontrar sobre la persona más allá de que estudió en Londres y que lleva toda su vida haciendo música. Hoy hacemos un repaso a su sonido, al sonido de Tanabe.

Daisuke consiguió lanzar su primer disco en 2008 gracias a Dancing Turtle Records. After Few Layers Before es un breve trabajo con seis canciones que se balancea entre el hip-hop y el breakbeat. Con sus ritmos relajados va elaborando canciones que, a base de repetición de samples, crean un ambiente distendido. Las baterías son parte importante de este trabajo, que entre break y break van dejando detalles maravillosos. Si bien su primer trabajo se puede hacer algo repetitivo, canciones como Cuculus Canorus o Coil asentaban las bases de lo que sería su posterior sonido basado en la percusión.

a2397231261_10

Kidsuke | Kidkanevil & Daisuke Tanabe (2012) Project Mooncircle

Dos años después, en 2010, lanza Before I Forget, un trabajo más extenso e íntimo. Tanabe sigue refinando su estilo como productor de electrónica, siendo íntimo y divirtiéndose con las posibilidades que se le brindan. Llega hasta tal punto que su sonido siguen siendo igual de innaturales pero cada vez son más tranquilos y amables. De nuevo las baterías deslumbran mientras se cuelan sonidos tecnológicos que consiguen una atmósfera casi etérea. Vestige se deja llevar por el jazz y un sonido mecánico se encumbra como solista. El continuo petardeo en My Fish, el cual recuerda al de la aguja de un tocadiscos, añade un sonido estruendoso que se une a la melodía para aportar su granito mientras que Danceman es una composición para percusión fantástica que alcanza la ternura con sonidos que no suenan bien al oído por lo común.

En 2012 Daisuke se lanzó a las colaboraciones y publica dos LPs ese mismo año. El primero de ellos junto a Mike Gao titulado Finest Ego/Faces Series Vol. 2. Desde el inicio se presenta como es, dos agentes del caos unidos por la música electrónica. Exploran juntos los samples y en momentos se dejan llevar por lo natural ahondando aún más en la rama de la electrónica más jazzera. Una mezcla de sonidos locos que agobian y agradan al mismo tiempo. Pero este título no pasaba de los treinta minutos mientras que su colaboración Kidkanevil alcanzaba, por definición, el título de LP. Kidsuke es un trabajo impecable, Tanabe explota su sonido en la mejor compañía. La percusión sigue consiguiendo un papel principal y en momentos se unen con samples extraños (No tengo una palabra mejor para describirlo) y pequeños fragmentos vocales. En SGstep se dejan llevar por los sonidos informáticos dejando una impresionante muestra de lo que son capaces de conseguir pese a que todo el disco merece un mención especial.

daisuke-tanabe-interviewEn 2014 sacó su más reciente trabajo, Floating Underwater. Este es el trabajo más estable en su trayectoria, la maestría que alcanzaba dos años antes se hace presente y decide envolver este trabajo en un ambiente más delicado y relajante. La percusión en este LP se vuelve magistral, cualquier sonido vale para añadirlo al conglomerado. Las apariciones de instrumentos solistas no se extienden más de la cuenta y los samples usados toman un carácter más natural. Aun así Tanabe no puede alejarse de sintetizadores y deformaciones del sonido, con lo que el resultado completo es el refinamiento absoluto de su arte, juntando naturaleza y máquinas en una simbiosis casi perfecta. Canciones como Pinebee o Night Fishing son claros ejemplos del refinamiento de su sonido.

Daisuke Tanabe quizás esté en una de esos recovecos ocultos de la electrónica, pero su trayectoria nos ha dejado trabajos de muy alto nivel, su control de la percusión mediante samples y el cariño con el que dota a los sonidos mecánicos muestran a un maestro capaz de crear hermosas melodías de la época electrónica. Cualquier aparato que produzca un sonido es una mina en sus manos, cualquier máquina puede tener alma si él está ahí. El sonido de Tanabe es uno de los que hay que saborear y dejarse llevar, pero cuando lo disfrutas aprecias las composiciones caóticas de este mago japonés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *