Portals – The Last 3 Lines (2017)

PortalsTras cuatro años desde su último EP y seis desde su último largo vuelve una de mis bandas favoritas. Regresa The Last 3 Lines con Portals, su último trabajo, cargado de psicodelia espacial mezclada con esos “viejos ritos”. Sin Sergio Pardo, que se enfrenta a su etapa en solitario, la banda barceloní lanza su tercer LP.

The Lighthouse abre el trabajo con un breve crescendo que rápidamente se convierte en un ritmo pesado que da pie a la voz distorsionada de Xavi Batrina que se luce entre notas largas siempre arropado por el resto de la banda. El solo de guitarra se enrarece entre efectos y continúa hasta el break donde se toman un descanso para cerrar con una percusión muy presente. Screming Eyes se presenta más apagada en tono, recordando mucho al estilo de Visions From Oniria, su segundo disco. Marc Mateu se luce con un acompañamiento al teclado que se vuelve continuo y añade profundidad al conjunto. Las guitarras son las encargadas de iniciar Hounted Mountain. De nuevo Xavi luce su voz mientras el tema se construye tranquilamente. Cabe remarcar la batería de Marco Bazzi luciéndose sin llamar la atención.

Con un tono triste se presenta Fading Days que fluctúa entre lo calmado y lo enérgico. La línea de bajo se mantiene calmada añadiendo ese peso que da pinceladas agotadoras y tristes al conjunto. Solstice entra con la simpleza y se alza entre penurias (el pobre Xavi se siente muy miserable). Poco más que guitarras, piano y voz valen para obtener una de las mejores canciones del trabajo, demostrando su manejo del acústico y desbordando pasión. The Shadow I Chase continúa con las guitarras arpegiadas y la voz como elemento más presente que al principio del disco. La locura creada por un montón de instrumentos que quieren destacar se pausa cuando los ritmos tribales se apoderan de la canción que cierra poniendo la guinda al pastel con los coros.

Every Now And Then abre el último acto del disco. Continúa la estructura en crescendo, los instrumentos se van uniendo a la calmada melodía. La parte instrumental se vuelve una delicia mientras sube la intensidad hasta acabar en un colofón de sonido que abruma e impacta con un sonido que roza el heavy. A Hundred Rising Suns es una confesión de amor hacia algo enorme, siempre con ese sonido casi divino que acostumbran a tener, como si de una invocación se tratara. Fallen Satellites se muestra íntima en su comiendo, de nuevo jugando con una guitarra acústica y la voz. Se despiden casi melancólicos alejándose cada vez más y más.

El regreso de The Last 3 Lines no baja el nivel, mezcla lo escuchado en sus últimos trabajos y lo eleva a un sonido estelar y algo más melancólico. Portals los reafirma como grandes del rock alternativo español y que tras más de diez años en la industria siguen insistiendo sin perder su espíritu. Estamos ante uno de los discos de 2017 mientras Aloud Music sigue trayéndonos más y más bandas que merecen más de lo que tienen.

Deja un comentario