Así suena en Italia: screamo, post hardcore y spoken word

Touché Amoré se está marcando una gira por Europa a lo grande: 35 fechas prácticamente seguidas en poco más de un mes. Como siempre, España no está en la lista, aunque su paso por el Download y su Spain, we’ll be back for a show or two this summer! hacen pensar que quizás no nos queda tanto para ver a los californianos en casa. Soy un poco impaciente así que me he cogí un vuelo barato y el viernes pasado me planté en Bolonia para verles con Angel Du$t y Swain. Pero eso será otro post, porque con la fiebre del viaje a Italia se me ha ocurrido recopilar algunas de las bandas que están haciendo cosas bonitas por esas tierras, que no son pocas.

Al estar estos estilos (screamo, post/melodic–hardcore, emo, spoken word con patatas) alejados de los focos, cada banda nueva es un descubrimiento. Explorando por Spotify, Facebook y Bandcamp, me he encontrado con que nuestros vecinos mediterráneos tienen el listón muy alto en lo que a música del rollo se refiere. Aquí van algunas de las bandas que más me gustan:

 

532977_10150950282650731_450603426_n

La Quiete (Forlì)

Al parecer son unos clásicos del screamo italiano. No hay más que poner su nombre en google: tienen página en MySpace (sí, esa página sigue existiendo además de en nuestra memoria) y Wikipedia. El álbum que más he escuchado es 2006/2009, el último que tienen. Son temas cortos y fugaces, con cambios geniales. Tienen un estilo particular, a la vez que rápido llevan un paso pesado. En ellos se hace especialmente evidente algo que he visto también en el resto de bandas: la importancia que se le da a los cambios de tiempo y atmósfera (tranquilo/tormenta/tranquilo). Es como subirse a un barquito: te bamboleas continuamente mientras vas pasando por diferentes paisajes. Otro recurso que utilizan es la repetición de partes entre canciones, pero conduciéndolas a sitios totalmente diferentes. No tienen pérdida.

Canción a escuchar: Cosa sei disposto a perdere

 

 

12920450_1149124098461365_5073185383455999787_n

Raein (Forlì)

Como curiosidad, la banda está formada por miembros de La Quiete. También tienen MySpace, que se ve que es lo que se lleva en Italia. Lo que más me gusta suyo es un EP (Ogni nuovo inizio) y un largo (Ah, As If…cuyos tres primeros temas aparecen también en un split con Daïtro (indispensables del screamo francés). Son bastante gritones, hay que decirlo, pero la verdad es que no se les da nada mal.
Tocaron el año pasado en el Miss The Stars (festival al que vale la pena echarle el ojo y el oído, y quizás la cartera) en Berlín con Vi som älskade varandra så mycket y Shirokuma (screamo sueco bonito del que hablaré más adelante).

Canción a escuchar: 4 di 6

 

 

foto live 1

 

Nien’taltro che macerie (Milán)

La primera vez que escuché música gritada me parecía que el grito la volvía violenta y la ensuciaba. Pero cuando le coges el gusto, cuando entiendes que significa melancolía, que le da un timbre particular a lo que estás diciendo, entiendes, en definitiva, que no ensucia sino todo lo contrario, dice las cosas con otro sentimiento. Hai Perso me gusta porque es suave y empieza tranquilo, dándole a las partes habladas la importancia que se merecen. El grito es ligero, y no hace falta saber ni papa de italiano para darse cuenta de que es un disco cálido, con el ruido justo y necesario. Las canciones giran en torno a ideas que se repiten dando estructura, con gritos rasgados respondiendo de fondo al spoken.

Canción: Ancora

 

 

11160609_856786777727750_231998912949504611_o

Øjne (Milán)

El ‘descubriendo’ de Spotify me ha traído muchos grupos bonitos como Øjne. No tienen demasiado colgado en ninguna parte: en total, un EP y un par de canciones en splits (con los suecos Rainmaker y los rusos Улыбайся Ветру). Pero tampoco les hace falta mucho más para presentarse: con un rollito muy a lo de La Quiete, hacen música de esa que arrastra, screamo bonito y melancólico. Undici/Dodici, el EP, empieza con diálogos que van perdiendo fuerza frente a guitarras que crecen hasta romper de tal manera que puedes imaginarte el público volviéndose loco. De nuevo calma, grito triste, grito ‘himno’ y vuelta a romper. Según publicaron hace unos días por las redes sociales, tienen un disco en el horno.

Canción a escuchar: Da Qualche Parte, Nel Momento Giusto

 

 

13575856_1091359040928368_7968796877658421441_o

Shizune (Lonigo)

Tocaron en Madrid hace poco, y la verdad es que fui a verles porque tocaban con pura vida. No me decepcionaron. El cantante estaba descalzo entre el público, lo cual es todo un acto de fe teniendo en cuenta que el concierto era en la Wurlitzer. Se autodefinen en Bandcamp como ‘DIY retro engineering punk’ (solo por eso de engineering merece la pena darles una escucha). Son los más duros de la lista, con mucho grito y distorsión, aunque siguen dándole mucha importancia a los cambios. Sorprenden sus cambios de textura también, pasan de partes crudas a otras mucho más ligeras (Kairos) con facilidad. Tienen temas dignos de escuchar ochenta veces.

Canción a escuchar: ok…anywhere, but not in 秋葉原

 

 

0008098607_10

Quercia (Iglesias)

Tienen un solo álbum, Non è vero che non ho più l’età, de septiembre del año pasado. Mucho más tranquilitos que los anteriores, con un estilo muy parecido a Tigers Jaw. Un poquito indies, hay que decirlo. Alguno se preguntará que qué hacen aquí. Bueno, la verdad es que es un disco de esos auto-producido y disponible para quien quiera escucharlo en descarga gratuita. Del rollo DIY, vaya. Hacen un popurrí de post rock e indie bastante chulo, con temas que tiran más a lo acústico y algún grito de tanto en tanto.

Canción a escuchar: Nubi

 

Otros grupos a los que echar el oído son Fall of Minerva, Do Nascimento y Verme, y estoy segura de que un largo etc. más que aún me queda por descubrir. Me da la impresión de que en casa nos falta un poco todavía para ponernos al nivel de la escena italiana, pues basta con ir de un enlace a otro en la red para darse cuenta de que en Italia hay una mina de bandazas. Una cosa más que añadir: es que es cierto que aún siendo estilos ‘underground’ o ‘marginales’, sigue habiendo ciertos básicos que más o menos conoce todo el mundo que esté metido en el lío (La Dispute, Touché Amoré, Pianos Become The Teeth). No es casualidad que sean todos estadounidenses, como no es ningún secreto que el monopolio anglosajón se impone también en esta escena. Pero lo cierto es que el screamo europeo no tiene nada que envidiarle al estadounidense, y basta con investigar un poco para encontrar maravillas como estas. ¡No dejéis de escuchar a los vecinos continentales!

 

Deja un comentario