I, Gemini – Let’s Eat Grandma (2016)

26ed27b4Nombre del disco: I, Gemini.
Autor: Let’s Eat Grandma.
Año: 2016.
Género: Art-Pop.
Discográfica: Transgressive.

Dos amigas de la infancia, Rosa Walton y Jenny Hollingworth, son las mentes detrás de Let’s Eat Grandma. Un dúo repleto de rarezas al igual que genialidades que en su álbum debut recopilan canciones que llevan componiendo desde los trece años (Ahora tienen diecisiete). Con esto se nos presenta I, Gemini, todo un viaje musical.

Deep Six Textbook abre el trabajo con un ritmo tranquilo y un teclado que se alarga en cada nota hasta que entran las voces igual de tranquilas que se cruzan, se acompañan y se mezclan de forma mágica junto al resto de instrumentos. Eat Shiitake Mushrooms es el segundo single y el segundo en aparecer. Un metalófono crea la melodía de la canción que se acompaña de un órgano hasta que, tras minuto y medio, explota, transformándose en una canción muy bailable. Los coros destacan por su rareza, la primera vez que los escuchas te falla algo, parece que estés en un karaoke viendo a alguien destrozar una canción pero debido a sus breves apariciones acaban dándole un toque diferente, siguiendose de una parte rapeada que hace de este un genial tema.

Sax In The City sigue una estructura similar pero las voces entran desde el principio, haciendo de antesala al resto del trabajo. Un saxofón distorsionado (al que aún sigo dándole vueltas por si no es un saxofón) marca el tempo y acompaña durante toda la canción con su simple melodía. Aquí se empiezan a lucir las voces de las jóvenes que saben compenetrar muy bien sus timbres. Una flauta es la encargada de abrirnos Chocolate Sludge Cake, sin mucha complicación, con una melodía sencilla que quizás se extiende más de lo necesario. Entran sonidos extraterrestres y voces algo perturbadoras que se animan junto al resto de instrumentos tras una locura transitoria. Chimpanzees In Canopies entra con ritmos orientales y tarareos para darnos una de las canciones más relajadas del disco, creando un sonido mágico.

Rapunzel es una canción dura, el breve piano que da pie a un sonido calmado, relajante que se desmorona a grito de “mi gato está muerto, mi padre me pega”. Toda la calma se ve torcida por la letra, que se vuelve demoledora y depresiva, haciendo de este tema una maravilla triste. Sleep Song se define muy bien por el título, onírica, con sonido distorsionados y todo simple a la vez que extraño cerrando con un grito agudo que puede asustar si estas desprevenido.

Welcome to the Treehouse Part I es una de las canciones más breves del disco, siendo una introducción a su segunda parte, Welcome to the Treehouse Part II, que continua el ritmo añadiendo instrumentos. Me atrevo a pensar que se dividió en dos por ser la canción más larga del disco, pasando de los siete minutos, pero unidas sigue un patrón muy similar al resto. Con todo esto crea una atmósfera muy envolvente que hará que ambas canciones pasen en un suspiro. Uke 6 Textbook cierra el disco con sus dos minutos de duración y siendo poco más que un simple añadido. Es una canción simple, con ukelele y carrillón que podría haber sido una pista secreta.
Si con diecisiete años estas dos muchachas son capaces de crear un disco tan redondo como este da miedo pensar en lo que podrán llegar a ser. I, Gemini es un disco de obligada escucha si te gusta el Art-Pop o el Art-Rock, sus canciones son maravillas cargadas de sentimientos que sorprenden cuando más lo escuchas. Sus melodías simples se vuelven efectivas en el conjunto y sus canciones, pese a ser largas, se pasan en un suspiro pese a rondar los cinco minutos de media. Dale una oportunidad porque de verdad lo merece.

Deja un comentario