Trono de Sangre + Obsidian Kingdom (09-04-2016)

Cartel del evento

 

Cartel del evento
Cartel de la gira de presentación de A Year Without Summer de Obsidian Kingdom

En su día y por incompatibilidad personal de horario, no pude ver a Obsidian Kingdom en su concierto junto a Cult of Luna, así que verles en el teatro Barceló, ahora acompañados de Trono de Sangre, suponía además una oportunidad de quitarme esa espina. En este caso presentaban su nuevo disco, A Year With No Summer, que ya reseñamos hace poco.

El poco rato de abrir las puertas salieron Trono de Sangre (personalmente adoro la referencia del nombre, si es que es por la película, por cierto), que arrancaron con mucha fuerza para calentar al público sin demasiados preámbulos. Tenía ganas de verles en directo, y la primera impresión fue de lo más positiva, ya que si bien las voces de la banda en estudio no me acaban de cuajar, lo cierto es que en vivo les da mucha energía; aunque curiosamente su interesantísima parte instrumental, quedó algo desdibujada por un sonido que sin ser malo, era mejorable (al menos desde mi posición). Nada que impidiera disfrutar de la música, en todo caso.

De su disco La mitad de lo que somos, la mitad de lo que creemos, cayeron temas como Mona Lisa, El baile de los malditos o Las huellas del pianista, que a medida que se iba llenando la sala, iban transmitiendo las ganas de más música y de moverse. También tocaron algún tema nuevo, como El resplandor, algo más melódica y que dejó con ganas de escuchar su versión en estudio. Una actuación con mucha garra, en definitiva, y aunque se les note cierto reparo entre canción y canción, lo saben compensar transmitiendo toda su energía al público.

La espera para Obsidian Kingdom fue breve y eso siempre se agradece. La segunda sorpresa agradable fue el uso de una pantalla donde se proyectaron a lo largo del concierto multitud de imágenes que encajaban con el tono de sus canciones (esas playas vacías resultaban particularmente deprimentes); y junto al uso de las luces crearon una escenografía discreta, pero muy adecuada. Abrieron con la compleja The Kandinsky Group, de su nuevo trabajo, una canción larga e hipnótica que pronto tuvo a todo el público en trance.

A lo largo de su actuación la banda supo alternar muy bien entre temas lentos y ambientales como 10th April o The Polyarnik con otros más cañeros y directos, como Endless Wall o Cinnamon Balls de corte más blacker, dando un concierto variado y sin apenas pausas entre las canciones. Se transmitía muy buen ambiente entre el grupo, que acababa derivando también hacia el público, que respondía bien a la mencionada variedad de canciones.

Cerraron, finalmente, con tres temas del último disco: A Year With No Summer, Black Swan y Away/Absent (tremendo chiste a costa de Phil Collins para presentar esta última), dando un broche estupendo. El concierto se hizo breve, y eso en realidad es buena señal porque supuso un repaso casi completo a la discografía y el público insistió en pedir más canciones, aunque finalmente no pudo ser por temas de horario. Este sábado día 16 vuelven a actuar en Barcelona, y el algo más lejano 28 de mayo en Bilbao; y también se les podrá ver, entre otros sitios, en el festival BeProg, también de la misma ciudad en el cuál les volveremos a ver, pero eso ya en verano, si es que este año llega, claro.

1 comentario

  1. […] acabar a Obsidian Kingdom que ofrecían un espectáculo similar al que ya se pudo ver en Madrid y comentamos aquí. Ahora eso sí, el calor plagaba el escenario y al público, cambiando el sentimiento apocalíptico […]

Deja un comentario